Bury my lovely

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail


[In English]

Aprovecho el título de esta preciosa canción de October Project para hablar sobre el turismo de cementerios (no sé qué suena peor, si eso o necroturismo 😉 ). En España, o al menos en la zona donde yo me crié, visitar un cementerio no era algo muy popular: se iba por obligación acompañando a familiares o a amigos que nos dejaban, o en Todos los Santos. Como las circunstancias no eran muy agradables, y tampoco es que fueran sitios muy bonitos, cuanto menos tiempo estuvieras allí, mejor. Por eso me llamaba tanto la atención el Cementerio de Trafalgar en Gibraltar: fue el primer cementerio que vi que se parecía a un jardín muy cuidado, con plantas y árboles frondosos que hacían que te apeteciera visitarlo.

Ya de mayor, leyendo y viajando, descubrí cementerios que vale la pena visitar no sólo por lo bonitos, sino porque en ellos se puede aprender un montón de historia, arte (la simbología funeraria es muy interesante), arquitectura e incluso sociología.

En Málaga tenemos dos cementerios que creo que merecen una visita. Ambos pueden visitarse libremente, o bien a través de visitas guiadas (consultar las webs comentadas, así como la web de Cultopia, una empresa dedicada a la organización de rutas culturales que funciona muy bien):

  • El Cementerio Histórico de San Miguel, un cementerio extramuros creado en el siglo XIX para adecuarse a las nuevas normas relativas a los lugares de enterramiento establecidas a finales del siglo XVIII. En él se encuentran enterradas algunas de las familias más relevantes de la ciudad durante el siglo XIX (Larios, Heredia), cuando Málaga era una de las principales potencias industriales de España. Es un cementerio más organizado y menos “salvaje” que el Cementerio Inglés que comento a continuación, pero es muy elegante y los panteones de algunas familias son impactantes. Para ampliar información, consultar también la web de la Asociación de Amigos del Cementerio de San Miguel de Málaga.

  • El Cementerio Inglés, un cementerio protestante creado en 1831 por el cónsul inglés William Mark, ya que hasta ese momento la población protestante no podía ser enterrada en los cementerios católicos. Es un cementerio muy bonito por su situación en una colina (para llegar a algunas zonas hay que triscar un poquitín, cuidado con el calzado que se lleva), por la decoración tan elaborada de algunas de las tumbas, y por las plantas (la buganvilla del muro exterior es una preciosidad), por lo que es recomendable visitarlo en primavera. Además de extranjeros anónimos (sobre todo británicos), allí están enterrados Gerald Brenan, Gamel Woolsey, Marjorie Grice-Hutchinson, Jorge Guillén, cuatro pilotos de la RAF cuyos aviones fueron derribados durante la Segunda Guerra Mundial cerca de Marbella, o las víctimas del naufragio de la Gneisenau. Y además allí está la que para mí es la tumba más conmovedora que he visto y que creo que veré: la de Violette, que vivió un mes, como las violetas.

Para el lector interesado dejo aquí un par de libros sobre este camposanto:

– Marchant Rivera A. (2005) El cementerio Inglés de Málaga: tumbas y epitafios. Universidad de Málaga.

– Torres R. (2015) El cementerio de los ingleses. Ediciones Xorki.

Ambos cementarios están relacionados con un mismo hecho: el pronunciamiento de Torrijos en 1868 contra el gobierno absolutista de Fernando VII. El General Torrijos fue fusilado junto a sus 48 compañeros, y fue enterrado inicialmente en el Cementerio de San Miguel, aunque posteriormente los cuerpos fueron trasladados a la cripta bajo el monumento en su memoria en la Plaza de la Merced. Robert Boyd, el irlandés que acompañó a Torrijos (el joven pelirrojo en este cuadro de Gisbert), está enterrado -aunque no se sabe exactamente dónde- en el Cementerio Inglés.

Fusilamiento de Torrijos (Gisbert).jpg

(Antonio Gisbert, “El fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga”, Dominio público, via Wikimedia Commoms)

Y ya fuera de Málaga, si visitáis Glasgow no dejéis de pasaros por la Necrópolis (más información en la wikipedia en inglés, y en la web de The Friends of the Glasgow Necropolis). Es un cementerio victoriano bastante extenso, así que te puedes dar un buen paseíto, los caminos están bien cuidados, hay mucho césped, y tiene unas vistas estupendas sobre la Catedral de San Mungo y parte de la ciudad. Espero que tengáis la suerte que tuve yo de pillar un día de invierno con un solecito precioso 🙂


[En español]

This beautiful song by October Project is my excuse to talk about tourism of cemeteries (I do not know what sounds worse, if that or necroturism 😉 ). In Spain, or at least in the region where I grew up, visiting a cemetery was not the most popular thing to do: you went there because you had to go with relatives or friends that had passed away, or in All Saints’ Day. Since the circumstances were not very pleasant, and they were not very nice places anyway, the less time you were there the better. This is why the Trafalgar Cemetery in Gibraltar was so appealing to me: it was the first cemetery I saw that looked like a garden, with leafy trees and plants.

When I grew old and read and traveled, I found out that some cemeteries are worth a visit, not only because they are beautiful places, but because they are living lessons (nice joke here) of history, art (funerary simbology is very interesting), architecture and even sociology.

Here in Málaga there are two cemeteries that I think are worth a visit. Both can be visited freely, or through guided tours (check the web pages I link in the following, as well as the Cultopia web page, a company dedicated to the organization of cultural tours that works really well):

  • The Cementerio Histórico de San Miguel (St. Michael’s Historic Cemetery), a cemetery created in the XIX century outside the walls of the city in order to fit the new laws passed in the last part of XVIII century to regulate burial sites. Some of the most relevant families of the city during XIX century, when Málaga became one of the main industry powers of Spain, are buried there (Larios or Heredia families, for example). It is more organized and not so “wild” as the Cementerio Inglés that I comment in the following, but it is very elegant and some of the family pantheons are really impressive. More info in this web: web de la Asociación de Amigos del Cementerio de San Miguel de Málaga (The Friends of the St. Michael’s Cemetery).

  • The Cementerio Inglés (English Cemetery), a protestant cemetery built in 1831 by the English consul William Mark, since until that moment, the protestant population of the city could not be buried in catholic cemeteries. It is a beautiful place on the top of a hill (the terrain is quite uneven in some areas, so you’d better wear good shoes), with some nicely ornated tombs, and with a lot of trees and plants (the bouganvillea that covers the wall at the main gate is a real beauty), so perhaps Spring is the best time of the year for a visit. Besides common foreign people (mainly British), you will find there some famous names, like Gerald Brenan, Gamel Woolsey, Marjorie Grice-Hutchinson, Jorge Guillén, four RAF pilots whose planes were shot down in WWII near Marbella, or the Gneisenau shipwreck casualties. And in this cemetery it is the most moving grave I have seen (and probably I will see): the grave of Violette, who lived for one month, as violets live.

The interested reader could check these two references (in Spanish):

– Marchant Rivera A. (2005) El cementerio Inglés de Málaga: tumbas y epitafios. Universidad de Málaga.

– Torres R. (2015) El cementerio de los ingleses. Ediciones Xorki.

Both cemeteries are linked to the same fact: the Torrijos uprising in 1868 against the absolutist goverment of king Fernando VII. General Torrijos (and his 48 companions) was shot and then buried in the Cementerio de San Miguel, although the bodies were later transferred to the crypt under the monument in his memory in the Plaza de la Merced. Robert Boyd, the Irishman that joined Torrijos’s fight (the young red haired man in this paint by Gisbert) is buried in the Cementerio Inglés, though the exact location is unknown.

Fusilamiento de Torrijos (Gisbert).jpg

(Antonio Gisbert, “El fusilamiento de Torrijos y sus compañeros en las playas de Málaga”, Public domain, via Wikimedia Commoms)

And apart from Málaga, if you go to Glasgow, do not miss the Necropolis (more information in the English wikipedia, and  in The Friends of the Glasgow Necropolis website). It is a wide victorian cemetery, so you can take a nice walk, the paths are well kept, there is plenty of grass, and it has great views over St. Mungo’s Cathedral and part of the city. I hope you be as lucky as me and enjoy a lovely sunny winter day 🙂

 

Factories at Málaga in the XIX century

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Trabajo en la Universidad de Málaga, una ciudad del sur de España. Actualmente Málaga es muy conocida por el turismo, pero también tuvo un importante pasado industrial. Este mapa muestra la situación aproximada de algunas fábricas de Málaga en el siglo XIX, una interpretación personal basada en el libro “Las fábricas y la ciudad (Málaga, 1834-1930)”, de Guillermo García Heredia y Virginia Lorente Fernández.

I work at University of Málaga, a city in South Spain. Nowadays Málaga is well-known because of tourism, but it also has an important industrial past. This map shows the (approximated) situation of some of those industries, my personal view based on the book “Las fábricas y la ciudad (Málaga, 1834-1930)”, by Guillermo García Heredia and Virginia Lorente Fernández.